Comparte este Escrito

Bookmark and Share

miércoles, 24 de febrero de 2016

Características de Jesús

Apocalipsis 1:13-16 y en medio de los siete candeleros, a uno semejante al Hijo del Hombre, vestido de una ropa que llegaba hasta los pies, y ceñido por el pecho con un cinto de oro. Su cabeza y sus cabellos eran blancos como blanca lana, como nieve; sus ojos como llama de fuego; y sus pies semejantes al bronce bruñido, refulgente como en un horno; y su voz como estruendo de muchas aguas. Tenía en su diestra siete estrellas; de su boca salía una espada aguda de dos filos; y su rostro era como el sol cuando resplandece en su fuerza.

Leyendo la Biblia me encontré con este pasaje y me causa la atención como el apóstol Juan, durante su exilio en la isla de Patmos, cuando Jesús se le revela y le indica que escriba Apocalipsis, puedo notar que Juan simplemente no puede soporta la presencia de Jesús.

Si bien es cierto, esta es una revelación del Cristo ya glorificado, quisiera que analizaremos este mensaje y saquemos una enseñanza práctica para nuestras vidas.

Deseo que podamos describir a este Jesús y puesto que el esta VIVO y la mayoría de los lectores de este blog nos hacemos llamar cristianos, es decir, seguidores de Cristo, es necesario comprender cómo es Jesús y cómo espera Él que seamos nosotros en nuestra vida.

Su ropa

En el versículo 13 dice que su ropa le cubría hasta los pies. No daba un espacio para mostrar desnudez alguna. Esto habla de modestia, pudor y alto nivel de honestidad.

He oído a muchas personas que dicen "como Dios mira el corazón, mi exterior no importa para efectos de la eternidad y puedo vestirme como quiera".

Ok, muchos van a tener problemas conmigo por este punto y no quiero llevarla de estricto y súper espiritual, sino que en términos prácticos, ¿nuestra forma de vestir esta honrando a Dios? ¿Jesús se vestiría cómo yo? ¿Qué pensará el Espíritu Santo de como voy a la iglesia?

Nuestro exterior cuenta tanto como nuestro interior, y lo de fuera es el reflejo de lo que hay dentro. Jesús, aún siendo Dios nos da un ejemplo de santidad y pudor solo con su ropa.

Su cinto

La Biblia dice que debemos ceñirnos de verdad (Efesios 6:14). Jesús rechazó totalmente la hipocresía y falsedad de los fariseos de su tiempo y Él no ha cambiado, sigue detestando toda obra de mentira y engaño.

El que el cinto éste en su pecho puede hablarnos de que la verdad debe estar muy pero muy cerca de nuestro corazón, es más, debemos ser personas caracterizadas por la verdad.

Verdad es ser transparente, no fingir ante nadie, no mentir, no aceptar rumores y chismes, calumnias o difamación. Jesús es verdad y ama la verdad y como seguidores suyos Él no espera nada menos que eso de nuestra parte.

Su cabeza y cabello

Dice que eran blancos como blanca nieve, es decir, puros y sin Mancha. En nuestras cabezas se alojan pensamientos y Él espera que nuestra mente sea pura.

Claramente lo cita Filipenses 4:8 Por lo demás, hermanos, todo lo que es verdadero, todo lo honesto, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo que es de buen nombre; si hay virtud alguna, si algo digno de alabanza, en esto pensad.

EN ESTO PENSAD, termina diciendo el versículo, es decir, eso debería ser lo que los cristianos deberíamos de mantener en mente todo el tiempo.

Jesús nunca se recreó en pensamientos sensuales, adúlteros o inmorales. Tampoco en la mentira cómo ya vimos. Nunca maldijo a nadie ni de pensamiento y no se le ve que tuviera un pensamiento impropio o impuro.

¿Qué de nosotros? Si somos seguidores de Jesús, deberíamos tomar esto en cuenta. Pero dirás, ¿cómo lo logro? Es tan fácil dejar volar la imaginación y ahí pecamos.

La Biblia aconseja 2º de Corintios 10:5 derribando argumentos y toda altivez que se levanta contra el conocimiento de Dios, y llevando cautivo todo pensamiento a la obediencia a Cristo,

Mi mente debe ser gobernada por Cristo para que esto sea posible.

Sus ojos

¡Ah, los ojos! Si están sucios y se recrean en la inmoralidad, toda nuestra mente estará sucia y fallamos en el punto anterior.

Al describirlos como Fuego, podemos decir que Él no ve cualquier cosa, es decir, por sus ojos aquellas cosas que no son aprobadas por Dios y no pasan la prueba de fuego, ni se molesta en mirarlas.

Acá hay mucha tela que cortar: pornografía, novelas, películas de asesinato, muerte, violencia, homosexualidad, diversiones vacías que no nos aprovechan en nada... La lista sigue.

Hay un dicho que dice TU ERES LO QUE COMES, en nuestro caso sería que somos lo que vemos: si vemos pornografía nos volvemos fornicarios y adulteros; si vemos asesinato nos volvemos insensibles e implacables.

Jesús es selectivo en lo que ve, ¿qué tal nosotros?

Sus pies

Los pies nos ayudan a movilizarnos. Estaremos donde estos nos lleven. La Biblia condena a aquellos que corren a hacer el mal (Proverbios 6:18) y bendiciones son para los pies que caminan por el bien (Romanos 10:15)

Debemos de examinar qué senda estamos transitando en la vida: la ancha de perdición o la estrecha de salvación. Si estamos caminando torcidos y lejos de Dios, hoy es buen momento de enderezar nuestros caminos.

Su voz

Este atributo es mencionado más veces que los anteriores. Juan describió la voz como trompeta, aguas fuentes y espada aguda.

Todos estos son símbolos de poder, autoridad, dominio, rectitud. La voz que oyó Juan es la misma que dijo SEA LA LUZ y fue creada.

Una voz de poder, la espada aguda representa la Palabra De Dios y ella es verdadera y no se haya mentira o contradicción en ella.

¿Qué palabras salen de nuestra boca? ¿Jesús usaría las palabrotas que yo ocupo a diario? ¿Hablaría como yo o ni siquiera lo pensaría? Te dejo que lo pienses.

Su rostro

Finalmente, habla que era resplandeciente como el sol. Nadie puede ver directamente al sol sin ser impactado por su luz. Así espera que seamos nosotros, luz a este mundo sumergido en las tinieblas.

La luz no se esconde, sino que ilumina, es un agente revelador, la oscuridad no puede existir junto a la luz. Eso habla de ser diferente al mundo que nos rodea. No amoldar nuestra forma de vida a la del resto, mostrar el cambio que hizo Dios en nosotros e impactar con nuestra forma de ser a los demás.

Miralo de este modo: todas las estrellas de la vía láctea sienten envidia del sol y quieren ser como el. Así la gente sin Cristo debe vernos, como gente transformada por Dios y que deseen imitarnos, puesto que nosotros imitamos a Jesús.

*********************************

Espero que esta corta reflexión te haga pensar un poco, sacudirse esa indiferencia y conformidad y te motive a ser más como Jesús

¿Deseas contactar con nosotros?

Iglesia Cristiana Pentecostés del Movimiento Misionero Mundial en Santa Ana, El Salvador

Calle José Mariano Méndez Poniente y Final 22 Avenida Sur, casa # 22 Santa Ana, El Salvador


Teléfono: (+503) 79259883

O escribirnos a mmmigleasiasantana@gmail.com

"Será un placer y una bendición saber de ti"

Las Buenas Nuevas en Facebook